Accede a nuestra WEB

BIENVENIDA Y BIENVENIDO

Desde el año 2009 hay ocho temas desarrollándose, pulsa sobre cada uno para ver lo publicado hasta el momento. ATENCIÓN: los nuevos contenidos publicados en el 2015 están en el Blog de la web de la Escuela www.escuelaterapiafloral.com



sábado, 28 de noviembre de 2009

ARTE Y TERAPIA FLORAL: Las 38 flores de Bach ilustradas.

Pintura: Lirios del Jardin de Monet. Claude Monet (1840-1926)



Deseo, poco a poco, y si es posible contigo, ilustrar cada esencia floral con vídeos, música, pinturas..., de tal modo que todo el que visite este Blog pueda tener un acceso ilustrado a la comprensión de las virtudes y defectos que cada uno de los remedios desarrolla y trata, respectivamente.

Comienzo cada esencia floral transcribiendo la descripción que hace Bach, y a continuación una "Nota" que antecede al material visual o sonoro que he ido recopilando.

Entremos en materia. Sabemos que el Dr. Bach distribuye los 38 remedios florales en 7 grupos que reciben la denominación de 7 estados afectivos que el médico galés consideraba desencadenantes de la enfermedad psíquica y física, estos son:

1) El miedo.
2) La incertidumbre.
3) La falta de interés por las circunstancias actuales.
4) La soledad.
5) La hipersensibilidad a influencias e ideas ajenas.
6) El desaliento o desesperación.
7) La excesiva preocupación por el bienestar de los demás.

Veamos qué esencias incluye en cada uno de los 7 grupos:

Grupo 1: Para el miedo, por Edward Bach

El miedo aparece temprano en la vida, Stanislav Grof sugiere que en los momentos pre y perinatal ya está presente, e incluso extiende esta posibilidad hacia los instantes de la gestación. Y Ken Wilber agrega de un modo que siempre me ha gustado: también está presente ni bien el niño se percata de que la sábana que chupa no es su dedo, de que la teta que lo alimenta es de la madre, y peor aún: que ahora está pero puede desaparecer. El miedo se instala cuando aparece el otro, siempre incierto, inesperado, impredecible, con el que hay que negociar.
Ese miedo puede seguir extendiéndose a todo lo que no sea uno mismo, a lo diferente, a lo desconocido; para el miedoso las cosas tienen que ser de una manera: de la que conoce, todo lo demás es un riesgo que no correrá. Luego el miedo adquiere formas distintas, de ellas se ocupa Bach.
En algunas de estas esencias comprobarás que estamos hablando de fobia, que es angustia, y se expresa como necesidad de controlar el espacio, como un sentimiento crónico de temerosidad junto a un reaseguro de no quedar solo, de estar siempre acompañado. El miedo puede estar focalizado en personas o seres (que el miedoso evitará cuidadosamente) o bien en ciertos sitios (en general espacios abiertos o estrechos: ascensor, carreteras), o en sueños y fantasías aterrorizantes. La elección de esos objetos, capaces de llevar al miedoso a un estado de pánico de imprevisibles consecuencias, obedece a leyes inconscientes y puede ir expandiéndose desde un ascensor a todos los ascensores, y desde allí a toda la ciudad. Si no se trata (y el miedo avanza si no recibe tratamiento) quien lo padece, acaba recluyéndose en su casa utilizando a sus padres o cónyuge como mediadores entre él y el mundo –“solo ellos conocen bien los caminos que conducen al exterior”

Os dejo con las definiciones de Edward Bach:

Rock rose (Heliantemo)
"Es el remedio indicado para emergencias, accidentes, ataques o enfermedades repentinas, especialmente en casos desesperados, cuando el paciente se encuentra muy asustado o aterrorizado, o si la situación es suficientemente grave como para atemorizar a quienes lo acompañan. Si el paciente no está conciente, el remedio puede administrársele humedeciéndole los labios.
Además, quizás sea necesario complementar con otros remedios, por ejemplo, Clematis si se encuentra inconciente o en un profundo estado de somnolencia; Agrimony si se siente torturado, etc"


Mímulus (Mímulo)
Grabado: Los cuatro jinetes del Apocalipsis. Alberto Durero (1471-1528)
Para los miedos a las cosas terrenales, como enfermedades, dolor, accidentes, pobreza, oscuridad, soledad, desgracias; en resumen, los temores de la vida cotidiana. Estas personas soportan silenciosa y secretamente sus temores, y no hablan libremente de ellos con quienes los rodean.


Cherry plum (Cerasífera)
Miedo a que la mente se descontrole, a perder la razón y cometer actos horrendos y terribles, involuntarios y que saben condenables, pero que aun así surge la idea y el impulso de cometerlos.



Aspen (Álamo temblón)


Miedos vagos y desconocidos sobre los que el paciente no puede dar ninguna razón ni explicación. Aunque el paciente se siente aterrado por la sensación de que algo terrible va a suceder, no puede precisar de qué se trata. Estos miedos sutiles e inexplicables pueden acechar tanto de noche como de día, y quienes los experimentan temen con frecuencia contar a los demás sus perturbaciones.


Red Chestnut (Castaño rojo)
Madre inmigrante (1936), Dorothea Lange (1895-1965)

La niña enferma (1885-6). Edvard Munch (1863-1944)
El remedio ideal para aquéllos que encuentran difícil dejar de angustiarse o inquietarse por otras personas; en muchos casos llegan incluso a dejar de preocuparse por ellos mismos, pero sufren mucho por quienes sienten afecto, augurando constantemente que algo desafortunado o desgraciado puede sucederles.

Grupo 2: Para la incertidumbre

Veamos las esencias de este grupo para hacernos una idea de a qué llama Bach incertidumbre. Genciana trata la aflicción, la amargura, el desánimo, el desaliento, la frustración, el pesimismo, el desengaño y la fragilidad; está junto a Cerato que es la variabilidad inestable, inconstante y mudable; en el mismo grupo coloca a Scleranthus, la duda angustiosa y rumiante; pero el más angustiado de todos, por lo incierto de la existencia, es Gorse, que es uno al que le falta la fe (lo que es mucho decir porque es lo último que se pierde). Siguen Hornbeam y Wild Oat son dos que dudan, el primero de sus fuerzas, el segundo del lugar en el que desea permanecer.
Vale decir que en este grupo no saben qué hacer, qué pensar, qué creer, ni qué elegir. Trata, por lo tanto, de los sentimientos de certeza, confianza, firmeza y voluntad.
Certeza es el conocimiento cierto de una cosa, por ejemplo de lo que se piensa y se quiere (Cerato, Scleranthus, Wild Oat, tratan esta cuestión); confianza es la fe en los recursos personales y el devenir (Gentian, Gorse, Hornbeam); digo firmeza en el sentido de permanecer arraigado con cierta consistencia, algo que preocupa mucho a Genciana y Wild Oat; y voluntad es el impulso a obrar, es decir, la voluntad realizadora que para que exista se necesita de la certeza, la confianza y la firmeza.
Este grupo se especializa en el tratamiento de diferentes formas de dudar.


Cerato (Ceratostigma):
Para aquellos que no tienen suficiente confianza en sí mismos como para tomar sus propias decisiones; constantemente piden consejo a los demás y, con frecuencia, resultan mal orientados.


Scleranthus (Scleranthus, Escleranto):
Para aquellos que sufren mucho por su incapacidad para decidir entre dos cosas, inclinándose alternativamente por una y por otra. Por lo general, son personas calladas que soportan solas sus dificultades, porque no siempre se sienten inclinadas a comentarlas con los demás.
Fotografía: Un cigarrillo, dos mecheros. John Rawlings (1912-1970)



Gentian (Genciana):
Para quienes se desalientan fácilmente; pueden estar recuperándose de una enfermedad, o progresando satisfactoriamente en distintas facetas de su vida cotidiana, pero cualquier demora o impedimento en ese progreso, por pequeño que sea, los hace dudar, se desalientan y descorazonan fácilmente.
Pulsa la etiqueta Gentian para ver lo publicado sobre esta esencia.

Gorse (Aulaga):
En el colmo de la desesperanza, han renunciado a creer que se puede hacer algo más por ellos. Bajo la persuasión de otros -o para complacerlos- quizás intenten distintos tratamientos, pero al mismo tiempo seguirán asegurando a los que los rodean que tienen muy pocas esperanzas de aliviarse.

Hornbeam (Hojarazo):
Para aquellos que sienten que no tienen suficiente fuerza mental o física para soportar la carga de la vida. Los asuntos cotidianos les parecen demasiados pesados para llevarlos a cabo, aunque generalmente cumplen con éxito sus tareas. Es el remedio indicado para quienes creen que necesitan fortalecer alguna parte de la mente o del cuerpo para poder terminar con mayor facilidad su trabajo.



Carpinus betulus


Wild Oat (Avena silvestre):
El remedio indicado para quienes ambicionan hacer algo importante en la vida; que desean adquirir experiencia, disfrutar todo lo que les sea posible y vivir intensamente la vida. Su dificultad consiste en llegar a determinar a qué ocupación se van a dedicar, pues si bien sus ambiciones son fuertes, no tienen una vocación definida, hecho que suele ocasionarles demoras e insatisfacciones. 


Bromus ramosus


El video que veréis me lo facilitó una alumna del curso on-line:



Nota: Un buen ejemplo del estado positivo Wild Oat es Leonardo da Vinci. Un hombre extraordinariamente creativo que supo hacer un espacio a cada una de las ocurrencias de su torrente de inquietudes: "Haré todo lo que nadie en el pasado se atrevió a hacer"... un hombre ambicioso. Un ejemplo positivo de seguimiento de sí mismo, por ello lo cito aquí. Se interesó por todas las ramas de la ciencia y el arte, afirmaba que no había que colocar una separación entre ambos: anatomía humana -la circulación, los ojos, los músculos-; zoología -el vuelo de las aves-; geología -el origen de los fósiles-; ingeniería, física, dibujo, pintura, arquitectura, literatura, música -tocaba la lira-. Y autodidacta, un rasgo inherente, casi diría yo, a esta esencia, junto a la multiplicidad de talentos.

Grupo 3: Falta de interés por las circunstancias actuales

El Dr. Bach fue un hombre preocupado por el esquivo fenómeno de la atención. Dedicó 7 esencias a siete modos de perder el interés por las presentes circunstancias, siete respuestas evitativas del contacto consigo y los demás: Clemátide, Honeysuckle, Wild Rose, Olive, White Chestnut, Mustard y Chestnut Bud.
La atención es necesaria para aprender, relacionarse, trabajar, disfrutar, pensar, tomar conciencia de lo que se piensa, se dice, se hace y quiere. Sin atención el prójimo no se distingue, ni pueden notarse sus particularidades… el mundo se transforma en un espacio que el despistado llena, por completo, de sí mismo. El español recoge muy bien este tipo de abstracciones: está en la luna, hace caso omiso, pierde de vista, hace oídos de mercader, no se entera, como quien oye llover, se hace el sordo… o el sueco.
El presente es el tiempo del que se quita la atención y esto tiene sus consecuencias: no se aprende, no se recoge lo que sucede, no se toma nota, la información interna y externa cae en saco roto (otro dicho popular), las circunstancias se descuidan, se olvidan y, claro está, el sujeto queda sin la memoria de su historia y repite similares errores.
Cuando se pierde el interés lo que sufre es el contacto: se pierde, se reduce, se retira, se desensibiliza o anestesia; el sujeto se empobrece y tala sus vínculos y posibilidades. Veamos las esencias formuladas para reorientar la atención desplazada.

Clematis (Clemátide):
Recomendado especialmente para los soñadores, los somnolientos, los que no están plenamente concientes, o que no tienen gran interés por su vida presente. Personas generalmente calladas, que no son realmente felices en sus circunstancias actuales, y que piensan más en el futuro que en el presente; viven esperanzados en tiempos mejores, en los que sus ideales puedan concretarse plenamente. Cuando enferman, algunos hacen poco o ningún esfuerzo por mejorarse, y en ciertos casos pueden incluso desear la muerte, con la esperanza de reencontrarse con algún ser querido que han perdido.

Clematis vitalba
El sueño, Pablo Picasso
He perdido el nombre de este pintor contemporáneo ¿lo conoces?

Honeysuckle (Madreselva):
Para los que viven demasiado en el pasado -añorando quizás épocas de gran felicidad- recordando a un amigo perdido o ciertas ambiciones que no llegaron a concretarse. No esperan que ninguna felicidad futura pueda parecerse a aquella que tuvieron.

Lonicera caprifolium
  El corazón al sur, por Mercedes Sosa. Verás un ejemplo del estado afectivo Madreselva.

Wild rose (Rosa silvestre):
Para los que sin ninguna razón aparente se han resignado a todo lo que les sucede, y sólo se deslizan por la vida sin hacer esfuerzo alguno por modificar las cosas y encontrar un poco de felicidad. Sin quejarse, se han rendido en la lucha por la vida.

Rosa canina
Mónica Krause, Terapeuta Floral Integrativa, ha hecho una interesante aportación. Se trata de un vídeo musical de Joan Manuel Serral "Hoy puede ser un gran día", para ella representa el efecto terapéutico de esta esencia. Escuchad la letra.
Olive (Olivo):
Para quienes han sufrido mucho física y mentalmente, y se encuentran tan fatigados y exhaustos que sienten que ya no tienen fuerzas para realizar ningún esfuerzo más. La vida cotidiana representa un arduo trabajo y no les brinda ningún placer.

Olivos con cielo amarillo y sol (1886). VIncent van Gogh
La convalesciente. Marie Blanchard (1881-1932)
White chestnut (Castaño blanco):
Ideal para aquellos que no pueden evitar que su mente se vea invadida por pensamientos, ideas y argumentos que no desean, sobre todo en esos momentos en que el interés por las circunstancias coyunturales no es lo suficientemente fuerte como para mantener la mente a pleno. El remedio suele aliviar esos pensamientos que los preocupan, y que persistirán, o que retornarán si logran alejarlos temporalmente; son los mismos pensamientos que parecen dar vueltas y vueltas, rodeándolos y causándoles una verdadera tortura mental. La presencia de esos pensamientos desagradables les quitan la paz e interfieren con su capacidad de pensar solamente en su trabajo y los placeres cotidianos.
Aesculum hippocastanum
Mustard (Mostaza):
Para las personas propensas a sufrir períodos de melancolía o aun de desesperación, sintiendo como si una fría nube negra les eclipsara y les ocultara la luz y la alegría de vivir. Además, muchas veces les resulta difícil encontrar una razón o explicación para esos estados repentinos. Bajo estas condiciones, es prácticamente imposible mostrarse feliz o alegre.
Sinapsis arvensis
Chestnut bud (Brote de castaño):
Para aquellos que no aprovechan totalmente la observación y las experiencias, o necesitan más tiempo que los demás para asimilar las enseñanzas de la vida cotidiana. Mientras que para algunos una sola experiencia es suficiente, estas personas sienten la necesidad de repetirlas varias veces antes de aprender la lección. Por lo tanto, y muy a pesar suyo, se ven repitiendo el mismo error en distintas ocasiones, sin advertir que una sola vez debería haber sido suficiente, o que las observaciones de los demás tendrían que haber bastado para evitarles el error.
Observa el despertar Chestnut Bud de Mr. Bean, un personaje representativo de esta esencia floral.

www.susanaveilati.com

Grupo 4: Para la soledad

Estar acompañado supone que hay un esfuerzo que realizar a favor de la relación. Los que padecen de los estados sentimentales que trata este grupo lo tienen difícil:
Violeta de agua opta por el retiro porque el prójimo le turba, compromete, abruma, lo quita de una calma deseada pero, finalmente, tanto deseo de soledad termina abocándolo a la frialdad en el vínculo y a una distancia que, si se descuida, termina en aislamiento, en una especie de construcción de una membrana plástica entre su piel y la del otro.
La Impatiens glandulífera, trata de la soledad del apresurado, la prisa hace que pierda la capacidad para el intercambio de sutilezas que necesitan de una cierta lentitud temporal para ser advertidas y realizadas, nadie es capaz de acompañar al que camina, dice y realiza con tanta prontitud apremiada por vaya a saber qué ritmo ansioso interno. Esto pasa factura, un día se da cuenta de que se ha quedado solo y sufre por ello ¿quién puede seguirlo?
Otro que padece del sentimiento de soledad es Brezo, sucede que quiere estar con los otros de un modo muy particular: hablando de sí mismo y sin escuchar ni dejarse modificar por lo que el prójimo dice, resulta alguien demasiado centrado en sí mismo, vale decir, con escaso interés por el resto de la tribu humana. Ya se preguntaba Bertrand Russell, si mal no recuerdo y con alguna razón, si hay alguien más aburrido que el que no se interesa por uno.
Las tres tratan una cierta perturbación del modo con el que se administra la intimidad, eso que se construye en toda relación en la que hay más de uno.

Water Violet (Violeta de agua):
Para quienes gustan de estar solos, tanto cuando están sanos como cuando están enfermos. Son por lo general personas tranquilas y serenas, que se mueven sin hacer ruido, y que hablan poco y con amabilidad. Son muy independientes, capaces y seguros de sí mismos; casi indiferentes a las opiniones de los demás, se mantienen distantes y se apartan de los que los rodean, eligiendo su propio camino. Con frecuencia son inteligentes y talentosos, y su paz y serenidad son una bendición para sus allegados.


 Morning sun, Edward Hopper (1882-1967)


"Puerta abierta", Leon Spilliaertthe, 1945



Mira este breve video de un auténtico ejemplo Water Violet: El Príncipe de Gales.




Impatiens (Impaciencia):
El remedio indicado para las personas rápidas para pensar y actuar, o que desean que todas las cosas se hagan sin vacilación ni demora; por ejemplo, los que se sienten ansiosos de una pronta recuperación de una enfermedad.
Por lo general, encuentran muy difícil ser pacientes con las personas más lentas, dado que consideran esto como un defecto y una pérdida de tiempo, y se empeñan por todos los medios en lograr que los demás actúen con mayor diligencia. Con frecuencia prefieren trabajar y pensar solos, ya que así pueden hacer todo a su propio ritmo.

Nota: Escucha este ejemplo de Impatiens ¡y ríete!


Heather (Brezo):
Para aquellos que siempre están buscando la compañía de alguien que se encuentre disponible para hablarles, dado que necesitan imprescindiblemente discutir con otros sus propios asuntos, sin importar de quién se trate. Se sienten muy infelices si tienen que estar solos, sea por el tiempo que sea.

Nota: en la película "Una noche en la tierra", de Jarmuch. Roberto Benigni hace una estupenda interpretación de un hombre auténticamente Heather.

Grupo 5: Para la hipersensibilidad a influencias e ideas

Este grupo trata de estados en los que el sujeto parece no imprimir una dirección autónoma a su existencia; actúa en función de lo que otros quieren, sienten, piensan, u opinan que es lo correcto. Agrimonia intentará no dar a conocer su auténtico parecer o mundo de sentimientos e ideas para no suscitar mayores conflictos, vale decir, presupone que si expresa algún contenido ello será motivo de disputa o alejamiento ofuscado por parte del prójimo. La ocultación de sí mismo en Centaura roza la sumisión que es obediencia y acatamiento. Walnut no llega al sometimiento de la anterior pero, en momentos clave de su existencia, en aquellos que tiene que tomar decisiones importantes para su futuro privado o público, entra en un estado de gran permeabilidad a las opiniones e ideas de su entorno y coge caminos que lo dejan insatisfecho.
Más difícil parece pensar en la hipersensibilidad del enfadado, insatisfecho y malhumorado Holly; aquí el conjunto de acciones está condicionado por una percepción selectiva del medio que está dispuesta a captar, como una antena, lo incompleto, lo que irrita, lo que falta, el enfado, la sospecha, los celos… todos sentimientos y emociones que siempre están en el ambiente -humanos somos- pero que Holly es un especialista en sintonizar y dejarse afectar por ello. No puede filtrar adecuadamente estos estímulos y cae preso de ver la botella medio vacía.

Agrimony (Agrimonia):
Para personas joviales, alegres, bromistas, que aman la paz y se angustian con las discusiones o disputas, para evitar las cuales consentirán en renunciar a muchas cosas. Aunque generalmente tienen problemas y se sienten atormentados, inquietos y preocupados, tanto física como mentalmente, lo ocultan detrás de sus chistes y sus bromas, por lo que son muy apreciados en sus círculos de amistades. Con frecuencia, tienden a los excesos en el alcohol o las drogas, para estimularse y ayudarse a sobrellevar con alegría sus preocupaciones.

Nota: Una mujer Agrimony, Marilyn...






Centaury (Centaura):
Indicada para gente bondadosa, callada y dócil, que se encuentra hiperansiosa por servir a los demás, pero sobrevaloran sus fuerzas para esa tarea. A pesar de ello, se sienten involucrados a tal extremo que se convierten más en sirvientes que en ayudantes voluntarios. Su afán de servicio los lleva a realizar más trabajo del que les corresponde, a tal punto que pueden llegar a descuidar su propia misión en la vida.

Nota: Te vas a divertir mientras aprendes lo que es la dificultad de poner límites de Centaury.




Y aquí tienes un ejemplo de Síndrome de Estocolmo, una buena descripción de un estado agravado Centaury:




Walnut (Nogal):
Para quienes tienen claramente definidos sus ideales y ambiciones en la vida y las concretan, pero en algunas ocasiones excepcionales se sienten tentados de apartarse de sus propias ideas, propósitos y trabajo, influidos por el entusiasmo, las convicciones y la firmeza de ciertas opiniones ajenas. El remedio les proporciona la perseverancia necesaria, y les aporta protección contra las influencias externas.

Holly (Acebo):
Para aquellos que en ciertas ocasiones se sienten asaltados por emociones conflictivas, tales como celos, envidia, venganzas, sospechas, etc, o padecen distintas formas de vejación. Con frecuencia, suelen sufrir mucho internamente, aunque no exista una causa real que justifique sus padecimientos.

Nota: El perro del hortelano, de Lope de Vega, dirige Pilar Miró. Mira y escucha este fragmento que habla, como pocos en la literatura universal, del amor nacido de los celos.

El próximo video es de "Un novio para mi mujer", es muy gracioso. Una mujer con alto voltaje de "mala onda" Beech- Willow-Vervain  que tiene un breve arranque venenoso Holly -en la escena en el coche con su marido luego de dejar la fiesta-, a ver qué opináis:




www.susanaveilati.com

Grupo 6: Para el desaliento y la desesperación

Anciano afligido (1890). Vincent Van Gogh (1853-1890)
Todo este grupo está constituido por esencias de flores que Bach elabora en una época desolada de su existencia. Forman parte de los últimos 19 remedios que descubre poco tiempo antes de morir. Es un conjunto que contempla estados desesperados, momentos límites en la existencia humana: la devastadora inseguridad respecto a la propia idoneidad y aptitudes (Larch); los sentimientos de culpa, no merecimiento y autoreproche (Pine); la carga del que se exige y se llena de responsabilidades siempre inevitables e inacabables (Elm); el más insoportable dolor emocional o angustia extrema (Sweet Chestnut); la huella imborrable del trauma psíquico o físico (Star of Bethlehem); el interminable rencor combinado con la amargura (Willow); los sentimientos de impureza, mala imagen de sí y la vergüenza inhibidora (Crab Apple); así como el que se afana y lucha valientemente por todo pero olvidándose de sí mismo (Oak). 
   

Larch (Alerce):
Para quienes no se consideran a sí mismos tan aptos y capaces como los que lo rodean; esperan el fracaso y sienten que nunca tendrán éxito, por lo que no se arriesgan ni hacen un esfuerzo suficientemente intenso para lograrlo.


Pine (Pino):
Para los que se culpan a sí mismos, y aun cuando tienen éxito en sus emprendimientos, piensan que podrían haberlo hecho mejor. Jamás se encuentran satisfechos con sus esfuerzos ni con los resultados; son trabajadores tenaces, pero sufren mucho por los defectos que se autoadjudican. Bajo ciertas circunstancias, aun cuando el error se deba a alguna intervención ajena, se sentirán personalmente responsables de cualquier error que pudiera haberse cometido.


Elm (Olmo):
Para aquellos que se están desempeñando bien, siguen el llamado de su vocación y esperan hacer algo importante -con frecuencia en beneficio de la humanidad-, pero que en ocasiones suelen pasar por períodos de depresión, cuando sienten que la tarea que han emprendido es demasiado difícil y no se encuentra dentro de las posibilidades materiales de un ser humano.





Sweet chestnut (Castaño dulce):
Indicado para esos momentos que atraviesan algunas personas en quienes la angustia es tan grande que les resulta insoportable. Momentos en que la mente o el cuerpo sienten como que hubiesen llegado al límite extremo de su resistencia, y parece que lo único que les queda por enfrentar es el aniquilamiento y la destrucción.


Star of Bethlehem (Estrella de Belén, Leche de gallina):
Para quienes se sienten angustiados por haber vivido situaciones que durante cierto tiempo los sumieron en una gran infelicidad, como el impacto provocado por noticias muy graves, la pérdida de un ser querido, el temor que sigue a un accidente y otras conmociones semejantes. Este remedio también aporta alivio a quienes por un tiempo rechazan el consuelo de sus allegados.

Me gusta este corto de Isabel Coixet,creo que el protagonista queda en un estado
Star of Bethelehem perfecto.


Aquí tienes otro, de la "La historia oficial", una película argentina.

Willow (Sauce):
Para las personas que han sufrido adversidades o infortunios, y les resulta difícil aceptarlos sin quejas o resentimiento, ya que con preferencia juzgan a la vida por el éxito que les brinda. Sienten que ellos no merecen una prueba tan grande porque es injusta, y eso los convierte en seres amargados y resentidos. Con frecuencia pierden el interés con respecto a las cosas de la vida que antes disfrutaban, y se vuelven apáticos y menos activos.

Tango Cambalache: por Julio Sosa


Oak (Roble):
Para aquellos que se esfuerzan y luchan con firmeza, sea por su bienestar o en relación con los asuntos de su vida cotidiana, y continúan intentando una cosa tras otra, aunque su caso parezca desesperado. Seguirán luchando, pero se sentirán descontentos consigo mismos si la enfermedad interfiere en sus obligaciones o en su vocación por ayudar a los demás.


Crab apple (Manzano silvestre):
Es el remedio de la purificación, y puede aplicarse a aquellos que sienten como si en ellos existiese algo que no está del todo limpio. Con frecuencia son cosas que parecen tener poca relevancia, pero en algunos casos pueden desencadenar algunas enfermedades muy graves, al desarrollo de las cuales casi no prestan atención, absorbidos por el tema o el hecho sobre el cual están concentrados. En ambos casos, el paciente buscará ansioso desembarazarse de aquello que lo preocupa esencialmente, ya que lo considera tan importante que ansía librarse de él, y se siente abatido si el tratamiento fracasa. Por tratarse de un remedio purificador, el Manzano silvestre limpiará las heridas si el paciente tiene alguna razón para creer que algún veneno ha penetrado en su cuerpo.

Grupo 7: Para la excesiva preocupación por el bienestar de los demás

Bach establece que existen dos grandes trasgresiones básicas: “La disociación entre nuestra alma y nuestra personalidad” y “La crueldad o el agravio hacia los demás”. A este grupo lo vamos a enmarcar en la 2ª trasgresión. Aquí están los que tienen una imagen desfigurada de sí mismos por grandiosa, o sea, todas las formas de tiranía, incomprensión, fanatismo, intolerancia, en definitiva, modos de violentar y plegar al prójimo a sus deseos y demandas. Por ejemplo, Chicory dirá lo que tienes que sentir; Vid, lo que debes hacer; Verbena, lo que vas a pensar; Beech, lo que debes apreciar o despreciar y Rock Water el modo correcto de vivir. No obstante, Bach llama a este grupo “los preocupados por el bienestar de los demás”… Sin duda que parece una incoherencia: ¿si están tan preocupados por el bienestar ajeno, cómo es que son capaces de tales tropelías? Porque cuando moderan estas pasiones aparece el talento que llevan dentro de sí y que ponen al servicio de los demás, veámoslos: la generosidad altruista de Chicory; la vitalidad entusiasta, colaboradora y creadora de Verbena; la disciplina y perseverancia de Rock Water; la aptitud de Vine para saber qué resolver en los momentos críticos, y la capacidad de Beech de ver bondad y belleza en todo cuanto los rodea.


Chicory (Achicoria):
Para aquellos que se preocupan demasiado por las necesidades de los demás, y tienden a excederse de sus cuidados a los niños, familiares y amigos, encontrando siempre algo que debe ser corregido. Disfrutan intentado modificar todo lo que consideran que está mal, y anhelan tener siempre cerca a aquellos por quienes se preocupan.

Vervain (Verbena):
Para quienes tienen principios e ideas fijas, y por estar seguros de que son las correctas, rara vez modifican su actitud. Desean fervientemente convertir a quienes los rodean a sus propios puntos de vista con respecto a la vida.
Por lo general, son de carácter muy firme y muestran una gran decisión cuando se sienten convencidos de las enseñanzas que desean impartir. Cuando enferman, continúan luchando, aun cuando otros en su misma situación ya hubieran desistido.



La cobardía hace la pregunta: ¿es seguro?
La conveniencia hace la pregunta: ¿es política?
La vanidad hace la pregunta: ¿es popular?
Pero la consciencia hace la pregunta: ¿es correcto?
Y llega un momento en que uno debe tomar una posición que no es ni segura, ni política, 
ni popular. Pero uno debe tomarla porque es la correcta.

Martin Luther King

Vine (Vid):


Para personas muy capaces, seguras de su propio talento y confiadas en el éxito. Su seguridad en sí mismos los hace pensar que a los demás los beneficiaría dejarse convencer por su prédica y hacer las cosas tal como ellos las hacen. Incluso durante la enfermedad dirigen a quienes los atienden, y suelen ser de gran utilidad en situaciones de emergencia.




Beech (Haya):
Para aquellos que sienten la necesidad de ver más bondad y belleza en todo lo que los rodea, y aunque muchas cosas parezcan estar mal, tienen la virtud de ver el bien creciendo en su interior.
El remedio también los ayuda a ser más tolerantes, indulgentes y comprensivos con respecto a los distintos caminos que cada individuo -y las cosas en general- transitan en su intento de llegar a la perfección final.


Rock water (Agua de vertiente, Agua de roca):
Para los que son demasiado estrictos en su modo de vivir, y se niegan a sí mismos muchas de las alegrías y placeres de la vida, porque consideran que van a intervenir en su trabajo. Por lo general, resultan amos muy severos para consigo mismos; desean estar bien, fuertes y activos, y harán cualquier cosa para poder mantenerse así. Esperan ser ejemplos que atraigan a otros a seguir sus ideas para obtener mejores resultados.
American Gothic (1930). Grant Wood (1891-1942)

Esencias florales: Algunos estilos y momentos del encuentro amoroso. Susana Veilati, TFI

Los amantes, René Magritte (1898-1967) 

     Las esencias florales permiten hondas e inevitables reflexiones sobre el amor. Inevitables, porque si me interesa colaborar a darle un sentido a las heridas del desamor, habré de enredar el hilo de su historia a alguna esencia floral. ¿Por qué? Porque creo que en un buen proceso de terapia floral se puede aprender incluso a amar. Las emociones se educan.
     Fruto de esa experiencia como tejedora es el texto que sigue, habla de cuáles posibles estilos amorosos –unos pocos- es probable recorrer en la vivencia compartida del amor: apasionados, crueles, helados, galantes... de todos ellos diremos algo a continuación.

     Comencemos por las esencias de primera generación, las del Dr. Bach.

El estilo IMPATIENS

     “Incluso en el amor se debe tener buen sentido y sentido de la medida”. Esta reflexión de Clarice Lispector ("Aprendizaje, o el libro de los placeres". Ed. Siruela) hace pensar en los momentos en que el amor se siente a modo de hoguera desmedida que consume. Arrebatado, precipitado, necesitado violentamente del otro, apremiante... con esa forma de quemar las etapas e ir vorazmente hacia el otro. El buen amante sabe esperar. ¿Qué es lo que espera? Espera que el placer venga solo, de sí mismo, sin forzar. Tal es la relajación del apremio que propicia la toma continuada de esta esencia. El único que hizo algo en siete días fue Dios, e incluso con dudosos resultados.

El estilo CHICORY

     “Cómo hoy has hecho lo que yo quería te voy a dar el premio de una noche de amor”. Mas allá de que sea natural que uno se muestre más generoso en el amor cuando ha recibido una muestra de amor, convengamos que sí hay un estilo de relación en la cual se dice a menudo: “Como has sido un chico bueno, hoy te toca”. Pero ¿qué es lo que aquí tiene lugar? Supongamos que esto le sucede a una mujer. Parece tratar a su hombre como a un niño. A los niños se los premia después de que han hecho algo bien, así uno socializa a esos pequeños diablillos. Pero esto no conviene extenderlo a personas con más de 10 años.
     Hay mucho dolor en esta mujer que se olvida de ser mujer para ser madre, y que tiene un marido que, en algún momento, puso a su propia madre en el lugar de su mujer. Estas cosas siempre se realizan de a dos. Chicory apunta a recoger las velas maternales a favor de ser mujer con un hombre.

     Revisemos a continuación algunas de las esencias de 2ª generación:

El estilo CORAZONCILLO (Bleeding Heart)

     Es tan efectiva esta esencia para ir al amor más relajados y como consuelo del desamor, que no entiendo porqué no está disponible en las salas de urgencia de los hospitales donde recalan los que sufren de depresión por abandono: “Te necesito como a una dosis de heroína”. Se trata de un estado que comienza a asomar cuando, en el trayecto hacia el otro, prevemos que nuestro corazón puede romperse en mil pedazos. “Sufro ahora que voy hacia tí, sufriré más adelante...cuando me abandones”. Amor con sangre entra y sale. Crónica de un deseo siempre insatisfecho en donde no parece haber ningún lugar para el placer y la dialéctica (eso que hace que el encuentro pueda ser siempre diferente porque no estás anudado a ningún sentido trágico en especial y, además, no hay un amor igual a otro). Sin duda que este estado dolorosísimo –de duelo anticipado y conseguido a fuerza de tanta anticipación- parece más femenino que masculino. Y es que algunas mujeres construyen inmediatamente algo definitivo donde sólo hay una oportunidad. Rápido se va a romper un corazón atado a mástil tan débil. Con la esencia de la BORAGE si el estado es desesperado.

El estilo STICKY MONKEY FLOWER

     “Tengo miedo de hablarle y que advierta la enorme necesidad que tengo de ella”, decía hace unos meses una persona. El consumo de esta esencia está tradicionalmente asociado a los hombres, pero no excluyamos a las mujeres. Miedo a la intimidad, a la entrega, a que se note lo que sentimos (ay! los expertos en sujetar el vuelco hacia el amor), a dejarse arrebatar por el contacto sexual que es inhibido, a veces por años, o ejercido compulsivamente como formación reactiva, con poca presencia de sentimientos cálidos. Las ganas de amar se intensifican tanto que devienen en ansia, probablemente por la oposición interna que alimenta el miedo a sentir (a veces residuo de algún abandono amoroso). El ansia asusta. La dinámica sería: a más deseo, más miedo, que a su vez provoca más deseo... y así sucesivamente; se entiende la afirmación de Fritz Perls “Dime lo que temes y te diré lo que deseas”. Está recomendada para la impotencia sexual masculina y la eyaculación precoz. Esto está escrito en los libros que describen sus propiedades terapéuticas. Pero voy con mucho cuidado a la hora de hacerme eco de tales afirmaciones. El hecho de que esta esencia permita una rendición al impulso de vinculación merced a la disminución del miedo a ser descubierto, me parece más que suficiente.

El estilo FLANNEL FLOWER

     Esencia del sistema de Bush, Australia. Se trata del galán seductor: apetecible, sensual, encantador, a veces diestro... pero helado. Alguien muy afectado por este sentir dijo en cierta oportunidad: “Cuando la acaricio solo siento mi mano; y si me toca, tarda mucho en aparecerme alguna sensación”. Anestesia su cuerpo y, claro está, su tacto; insensibilidad que contradice esa fiesta de mimos y placeres que promete con su gestualidad y que creen los más inocentes. Para los ojos más diestros es evidente que cuando mira se mira a sí mismo, que cuando habla es para sí. Narciso regodeado en su propia imagen. Mucho es el dolor, la vivencia de desencuentro, soledad y esterilidad que padece el que solo se topa consigo habiendo tantos otros.

Gracias por tu atención
Madrid, 2006